¿Cómo apostar al resultado del partido?

Cuando hablamos de casas de apuestas y de apuestas en sí, lo primero que le viene a la cabeza a la mayoría de la gente, incluso a los no familiarizados con el tema, es el hecho de adivinar quién ganará un partido. Esto no sorprende ya que las llamadas apuestas al resultado son unas de las más populares, independientemente del tipo de deporte. Su sencillez es el motivo por el cual los amantes de las apuestas primerizos hacen su primera apuesta concretamente al resultado.

No hacen falta nuevos términos o conocimientos para entenderlas. En fútbol, hockey y baloncesto se ofrecen tres resultados muy sencillos. En las listas de las casas de apuestas normalmente se muestran así:

1 – victoria del primer equipo
Х – empate en el tiempo reglamentario
2 – victoria del segundo equipo

El hecho de que el partido tenga lugar en el territorio de alguno de los equipos no siempre significa que éste sea local o juegue en casa. Por ejemplo, en la final de la Eurocopa entre Inglaterra e Italia, el encuentro tuvo lugar en Londres en el estadio de Wembley, sin embargo, formalmente los locales eran los italianos.

De esta forma, en la línea “1 (3,22) Х (2,95) 2 (2,62)”, la apuesta al primer equipo con una cuota de 3,22, significaría la victoria de Italia en el tiempo reglamentario y la apuesta al segundo equipo con cuota 2,62, la victoria de Inglaterra en el tiempo reglamentario.

Existen tipos de deporte que no aceptan los empates (tenis, baloncesto). En este caso la casa de apuestas ofrece sólo dos resultados posibles: victoria del primer o del segundo equipo. Además, en fútbol se dan situaciones cuando después del empate en el tiempo reglamentario viene la prórroga y/o la serie de penaltis. En tal caso las casas de apuestas normalmente ofrecen dos variantes de apuestas al resultado con distintas cuotas: la primera que se ofrece es la variante clásica 1X2, la cual se refiere únicamente al tiempo reglamentario, y la segunda es la variante 12, en la que hay que adivinar el ganador del partido del partido completo, aunque aquí la cuota será menor.
Este matiz hay que tenerlo en cuenta en hockey también. Si no se indica de otra forma, entonces las apuestas al resultado son para el tiempo reglamentario. Si quieres asegurarte y apostar al ganador del partido en tiempo reglamentario, estas apuestas normalmente se muestran con la forma clásica 1X2. Normalmente se llaman “Victoria Final” o “Victoria con Tiempo de Descuento y Penaltis”.

Por ejemplo: Curándose en salud, un aficionado apuesta al partido de la KHL entre CSKA y SKA “Victoria Final CSKA”. El partido termina con marcador 2:0 a favor del equipo moscovita. Apuesta ganada, pero el premio es menor, ya que la cuota para la victoria final siempre es menor que la de la victoria en el tiempo reglamentario.
Apuestas de doble oportunidad al resultado

Otra apuesta sencilla, pero no menos interesante, que ofrecen las casas de apuestas, es el doble resultado o doble oportunidad. Significa la posibilidad de combinar dos apuestas al resultado. Aquí también se habla del tiempo reglamentario. Se dan tres variantes:

1Х – victoria del primer equipo o empate en el tiempo reglamentario (también conocida como “el primer equipo no pierde”)
12 – no habrá empate (el tiempo reglamentario terminará con la victoria del primer o segundo equipo);
2Х – victoria del segundo equipo o empate en el tiempo reglamentario (también conocida como “el segundo equipo no pierde”).

Tal apuesta es bastante útil en caso de que el supuesto equipo más débil pudiera quitarle la victoria al favorito. En el resto de los casos se usa muy poco, ya que las cuotas, por ejemplo para 1X serán menores que simplemente para la victoria de un equipo en el tiempo reglamentario.

Por ejemplo: Partido de la Liga Premier de Rusia entre CSKA y Ural. El aficionado supone que el partido no será fácil para los moscovitas y por eso elige la apuesta 2X (victoria de Ural o empate en el tiempo reglamentario). El partido termina 2:2. Apuesta ganada.

Resultado al final de x número de minutos/tiempos jugados

Se puede apostar no solo al resultado del partido en el tiempo reglamentario, sino también al resultado, por ejemplo, en el primer o segundo tiempo. Estas apuestas también son populares, ya que hay equipos que en la primera parte del partido juegan mucho más activos pero en la segunda parte se cansan. También están los que empiezan el juego lentos pero después se espabilan y juegan la segunda parte de forma mucho más agresiva. Normalmente estas estadísticas son públicas, por eso es posible el análisis antes de apostar.

Un tipo de apuestas al resultado más: elegir un periodo de tiempo concreto. Estas apuestas se llaman así “Resultado de Intervalo” o “Resultado X Minutos Jugados”. En la mayoría de los casos se ofrecen varios intervalos de tiempo, por ejemplo, “del minuto 1 al 15” o “del minuto 75 al 90”, si hablamos de fútbol. En esta variante, tendremos que adivinar a favor de quién terminará este periodo de tiempo de juego, el resultado al final del partido no tendrá importancia.

Por ejemplo: Un aficionado del Barcelona sabe que su equipo normalmente sufre gran parte del partido cuando juega con otros, pero al final de la segunda parte acaba metiendo el gol de la victoria llevándose el partido. Ante un partido de la Liga Española, en un partido donde es visitante contra el Éibar, éste fan apuesta al “Total 75-90 Minutos – V2”. Esto significa que en este periodo de tiempo el Barcelona tiene que ir por delante. El partido termina 0:1 (victoria visitante del Barca) y el único gol anotado ha sido el de Griezmann en el minuto 81. De esta manera, la apuesta resulta ganadora ya que en el periodo desde el minuto 75 al 90, el Barcelona iba ganando.
¿Qué hay que recordar antes de apostar al total?

Visto desde fuera parece bastante simple: pronosticas el resultado del partido, apuestas y ganas. Pero en realidad es bastante más difícil. Las casas de apuestas usan complejos sistemas de análisis de partidos y por eso las cuotas en la mayoría de los casos son acordes a la situación.

Las cuotas al favorito normalmente son bastante pequeñas, aunque su victoria no está garantizada en ningún caso. Algunos intentan aumentar sus cuotas por medio de las apuestas combinadas apostando a los favoritos, pero, como ya hemos dicho, en el deporte siempre se dan sorpresas. Por ejemplo, ¿quién esperaba la victoria de la República Checa contra Holanda en los cuartos de final de la Copa de Europa?

Hay otro extremo: intentar adivinar quién de los equipos mediocres puede sorprender y ganar al favorito. Si todo fuera tan fácil, las casas de apuestas se hubieran arruinado hace tiempo. Es necesario apostar con cabeza. A día de hoy hay un montón de información disponible que se puede y debe utilizar tanto en las apuestas al total como en el resto de apuestas.