Bono de bienvenida del 100% hasta $100
Recibir

¿Qué significa hándicap asiático en apuestas?

apuestas con handicap

Una situación que se da con frecuencia, incluso dentro de la misma liga, es cuando se enfrentan equipos de distinto nivel. Debido a esto, el coeficiente a la victoria del favorito normalmente es pequeño y hacer una apuesta así no es interesante.

Al mismo tiempo, el coeficiente para el equipo débil es mucho mayor. Sin embargo, la probabilidad de que este gane es mucho menor. Por eso mismo, entre la gran variedad de apuestas disponibles, las casas de apuestas ofrecen apuestas con hándicap, las cuales otorgan una ventaja o desventaja a uno de los equipos y permiten igualar un poco los coeficientes incluso en los partidos en los que hay gran diferencia entre los clubes.

Ejemplo de hándicap asiático

Las casas de apuestas entienden perfectamente esta diferencia de nivel y por eso, si se da un partido entre el “Equipo A”, líder del torneo y claro favorito, y el “Equipo B”, que lucha por no descender, entonces el coeficiente para la victoria del primero será pequeño: desde 1,3 o menos. A veces la diferencia entre los equipos es tan grande que el coeficiente baja hasta 1,01 y una apuesta de 10 euros, en caso de ganarla nos daría un beneficio de 10 céntimos.

En este caso, podemos dificultar la tarea del “Equipo A”, suponiendo que este empieza el partido con una desventaja inicial. O podemos facilitarle la vida al “Equipo B”, suponiendo que para él, el partido comienza con una ventaja determinada.

Por ejemplo: Partido de la Liga Premier de Rusia entre Zenit y Tambov. El coeficiente para la victoria del club de San Petersburgo es 1,05, lo cual refleja perfectamente la situación. Seguro de la derrota de Tambov, un aficionado elige la apuesta “Victoria Zenit Hándicap (-3,5)” con un coeficiente de 2,1. Esto significa que los de San Petersburgo empiezan con un marcador de -3,5:0. El partido termina con 5:1 a favor del Zenit.

Una vez restados de los cinco goles los 3,5, el resultado final nos da 1,5:1, igualmente a favor del favorito. En la vida real tal marcador no es posible, pero según las reglas de las casas de apuestas, es una victoria. Apuesta ganada.

Lo más importante en las apuestas con hándicap

Para entender completamente las apuestas con hándicap hay que saber lo siguiente: la apuesta puede ser negativa o positiva. La apuesta con hándicap negativo se muestra con el signo (-) y señala la ventaja final que necesita un equipo para que la apuesta sea ganadora.

La apuesta con hándicap positivo se muestra con el signo (+) y para que esta apuesta gane, el equipo necesita finalizar el encuentro con una diferencia inferior al indicador numérico. Puede ser de lo más variado, dependiendo del tipo de deporte.

En fútbol una diferencia de un gol es bastante normal, en el hockey a menudo los partidos terminan con una diferencia de 2-3 discos y en el baloncesto, incluso en un partido de rivales igualados, una diferencia de 6-8 puntos no sorprende a nadie.

Muy bien, tomemos un supuesto partido entre Chelsea y Sunderland, que juega en la tercera división de la liga inglesa. Vamos a ver algunas opciones de apuestas con hándicap interesantes para un aficionado o un amante de las apuestas:

  • “Victoria Chelsea Hándicap (-0,5)” – nos vale cualquier victoria del Chelsea; en caso de empate, perdemos la apuesta.
  • “Victoria Chelsea Hándicap (-1,5)” – nos vale cualquier victoria del Chelsea con una diferencia de dos o más goles (3:1; 2:0, etc).
  • “Victoria Chelsea Hándicap (-2,5)” – nos vale cualquier victoria del Chelsea con una diferencia de tres o más goles (4:1; 5:2, etc).

Como ya hemos dicho, en el caso del hándicap negativo simplemente hay que restarle el indicador numérico al número de goles del equipo a cuya victoria hemos apostado. Si el resultado sigue siendo favorable, entonces habremos ganado la apuesta.

Vamos a ver algunas variantes con hándicap positivo, las cuales otorgan al claro perdedor Sunderland una ventaja inicial:

  • “Victoria Sunderland Hándicap (+0,5)” – nos vale el empate (1:1; 3:3); si perdemos, por pequeña que sea la derrota, ya no ganaríamos la apuesta.
  • “Victoria Sunderland Hándicap (+1,5)” – nos vale cualquier derrota con diferencia de un gol (0:1; 3:4).
  • “Victoria Sunderland Hándicap (+2,5)” – nos vale cualquier derrota con diferencia de no más de dos goles (2:4; 0:2).

En el caso de hándicap positivo, simplemente añadimos el indicador numérico del mismo al número de goles anotados por el equipo más débil. Si después de esto, el resultado se vuelve a su favor, habremos ganado la apuesta.

Hándicap 0 y hándicap (+/-1)

Las apuestas del tipo “Victoria Equipo A Hándicap (0)” también son bastante populares en algunos casos. Especialmente cuando se enfrentan dos equipos de más o menos el mismo nivel. Estas apuestas también se denominan “con seguro”. ¿Por qué? Veamos: si le quitamos a algo 0, el resultado no cambia.

Por ejemplo, si el Barcelona gana al Real 2:0, el resultado después de restarle o añadirle el hándicap no cambia. Seguirá siendo 2:0 y ganaremos la apuesta. Y si el partido termina en empate, entonces se llevará a cabo la devolución, ya que el equipo no ha ganado, pero tampoco ha perdido. En este caso se devuelve el dinero a la cuenta.

Se puede decir que el hándicap 0 es una apuesta a la victoria de un equipo con seguro en caso de empate. Tal apuesta se parece a la apuesta del tipo “1X” o “2X”: victoria de un equipo concreto o empate en el tiempo reglamentario. La diferencia es que en la apuesta con hándicap 0 la cuota será mayor, ya que solo nos vale la victoria. Y el empate no será una tragedia, porque simplemente nos devolverán el dinero.

Hándicap con victoria a equipo

También es bastante popular la apuesta con hándicap de unidad “Victoria Equipo A Hándicap (-1)” o “Victoria Equipo A Hándicap (1)”. En el primer caso, restamos un gol exacto del resultado final y obtenemos tres resultados posibles:

  1. “Equipo A” gana con una diferencia como mínimo de dos goles. Esta diferencia se añade al marcador negativo inicial y en el resultado que queda después de esta simple ecuación matemática, el “Equipo A” sigue teniendo ventaja en el marcador. Apuesta ganada.
  2. “Equipo A” gana con una diferencia de un gol (1:0; 2:1; 3:2; etc.). En este caso se devuelve el dinero, ya que al añadir el resultado final al resultado negativo inicial nos da un empate. El aficionado recibe el dinero de su apuesta de vuelta.
  3. “Equipo A” empata o pierde. Al añadir los dos resultados obtenemos un resultado desfavorable para nuestro equipo. En este caso la apuesta está perdida.

En el segundo caso, es lo mismo, pero a la inversa: la apuesta será ganadora, si el resultado final es la victoria del primer equipo o empate, el dinero se devolverá en caso de derrota por un gol, y si pierde por dos o más goles, la apuesta se perderá.

Por ejemplo: Partido de la Eurocopa entre Portugal y Hungría. Un aficionado elige la apuesta H2(1), que significa que Hungría empieza ganando con un marcador 1:0. Portugal gana 3:0, e incluso añadiendo el gol de nuestra apuesta, el resultado será desfavorable para Hungría 1:3. Apuesta perdida.

Diferencia entre hándicap europeo y hándicap asiático

Todos los ejemplos anteriores se refieren al hándicap clásico o europeo. Siempre se ve igual y su indicador numérico es un número entero (1,2,3,4), o semientero (1,5, 2,5, 3,5). Además del hándicap europeo, es bastante popular el hándicap asiático.

Sus cifras son un poco diferentes, normalmente son un cuarto mayores o menores que el hándicap clásico, por eso a veces se les llama “por cuartos”. Así se ve un hándicap asiático corriente:

  • “Victoria Equipo A Hándicap (-2,75)”
    “Victoria Equipo B Hándicap (1,25)”

En el hándicap asiático la apuesta se divide automáticamente en dos partes iguales, una de las cuales se apuesta a un hándicap 0,25 mayor que el inicial, y la otra a un hándicap 0,25 menor que el inicial. Te lo explicamos con un ejemplo.

La apuesta “Victoria Chelsea Hándicap (-2,25)” son dos apuestas: “Victoria Chelsea Hándicap (-2)” y “Victoria Chelsea Hándicap (-2,5)”. De esta manera, en este caso nos vale cualquier victoria con una diferencia de tres o más goles (3:0; 4:1; 5:2; etc.). En cualquiera de estos casos ganaremos la apuesta. Si el encuentro termina con victoria por diferencia de dos goles exactos, entonces mitad de la apuesta se pierde (pues el hándicap (-2,5) no alcanza) y la otra mitad se devuelve.

Otro ejemplo más. Apuesta “Victoria Liverpool Hándicap (-1,75)”, que, recordemos, significa dos apuestas: “Victoria Liverpool Hándicap (-1,5)” y “Victoria Liverpool Hándicap (-2)”. Si los “diablos rojos” ganan con una diferencia exacta de dos goles, entonces la mitad de la apuesta se gana (la del hándicap (-1,5)) y la otra mitad se devuelve (la del hándicap (-2)). Si el Liverpool gana con diferencia de tres o más goles, entonces la apuesta se gana entera.

En el mundo de las apuestas existen muchas variantes de hándicaps, cada una de las cuales se usa en situaciones concretas y en cada una de las cuales se aplica una táctica determinada. Puedes encontrar más información en nuestra “Escuela de apuestas”.

Bono de bienvenida del 100% hasta $100! VISITAR
Age restriction

This website is only for adults.

Please confirm your age. Are you over 18?

Yes
No
Bono de bienvenida del 100% hasta $100!
VISITAR