¿Cómo apostar en baloncesto? Las mejores tácticas

Las apuestas al baloncesto tienen distintos niveles de popularidad en diferentes partes del planeta. Por ejemplo, en Europa, los aficionados prefieren el fútbol, en Australia, el rugby, y en América del Norte el baloncesto es uno de los deportes líderes en cuanto a audiencia e intereses de los amantes de las apuestas. La National Basketball Association (NBA) reúne un número enorme de estrellas de todo el mundo en este deporte, las emisiones se hacen siguiendo los cánones de cualquier show de calidad y la cantidad de puntos que se anotan en baloncesto hace que verlo sea interesante, ya que el equipo ganador en el marcador puede cambiar en cualquier momento y una ventaja de 15-20 puntos no es garantía de victoria.

A los amantes de las apuestas de baloncesto les atrae, entre otros, que el partido tenga cuatro cuartos. Gracias a esto, el número de eventos a los que apostar se incrementa. Además, en general, la variedad de apuestas para el baloncesto es bastante amplia, con lo cual siempre se puede encontrar algo interesante.

El baloncesto también es bastante atractivo por la regularidad de sus jornadas, por ejemplo, en la misma NBA se juegan por temporada 82 partidos, y desde el principio de la misma hasta su final, los encuentros se suceden prácticamente cada día. También en este deporte es más común la «igualdad de probabilidad de eventos».

En el fútbol y el hockey, en las apuestas al total, el coeficiente puede diferenciarse bastante, dependiendo de si elegimos “más de” o “menos de”, mientras que en el baloncesto el coeficiente a menudo es el mismo. Por ejemplo, en el segundo partido de la final de la NBA entre los Bucks y los Suns, el coeficiente al “Total más de 220,5” es de 1,9 y al “Total menos de 220,5”, 1,9 también.

Tipos de apuestas a baloncesto

Como en otros deportes de equipo, las apuestas más populares son las apuestas al resultado, al total y hándicap. Aquí los principios son los mismos que en el fútbol y el hockey, pero tiene sus particularidades.

Esto se puede ver en primer lugar en las apuestas al resultado del partido. Si bien en el hockey o en el fútbol existe la posibilidad de elegir doble oportunidad, en el baloncesto no tenemos esta variante. De esta forma, tenemos tres opciones:

1 – victoria del primer equipo

Х – empate en tiempo reglamentario

2 – victoria del segundo equipo

El baloncesto exige que uno de los dos equipos salga vencedor, incluso si en el tiempo reglamentario el partido termina en empate. Además, el número de overtimes (tiempos extra) es ilimitado, puede haber dos, diez, etc. y durarán hasta que al final de uno de ellos un equipo gane por al menos un punto. Por eso, a la hora de elegir la apuesta hay que tener en cuenta sobre qué tipo de tiempo estamos hablando: reglamentario o reglamentario más overtime.

Algunas casas de apuestas ofrecen en la parte de arriba de las listas las variantes para el tiempo reglamentario, otras las ofrecen para el tiempo concreto.

Por ejemplo: Partido de cuartos de final de la NBA entre Milwaukee y Miami. Un aficionado está seguro de la victoria de Milwaukee y apuesta a este evento, pero no se da cuenta de que ha apostado al resultado del partido en el tiempo reglamentario. El partido termina con la victoria de Milwaukee en el tiempo extra con un marcador de 109:107, pero en el tiempo reglamentario terminó con 99:99. Apuesta perdida.

Apuestas hándicap

Otra característica diferenciadora del baloncesto es la gran variedad de apuestas a hándicap. En el fútbol podemos decir que un equipo raramente mete cuatro goles, pero en el baloncesto, en un partido, un equipo puede anotar desde 50 hasta 100 puntos y ninguna cifra concreta sorprenderá al que apuesta a menudo en este deporte.

Por lo demás, más de lo mismo: en el baloncesto el hándicap también puede ser positivo o negativo. En el primer caso, para ganar es imprescindible que nuestro equipo no pierda por más goles que la cantidad de hándicap elegido. En el segundo caso, que la diferencia de goles por la que gane nuestro equipo sea más grande que el hándicap al que apostemos. La única diferencia es la variedad de hándicaps y los índices, que aquí son mucho mayores.

Por ejemplo: Primer partido de la final de la NBA entre Milwaukee y Phoenix. Un fan está seguro de la victoria del segundo equipo, pero los coeficientes a este evento son bastante bajos. Por eso se fija en los hándicaps. Seguro de que el partido será bastante tenso, el aficionado elige la apuesta “Hándicap Milwaukee 5,5”. Para ganar la apuesta, Milwaukee no puede perder por una diferencia mayor de 5 puntos. 6 puntos ya no valdrían, ya que 6 es mayor que 5,5. Sin embargo, Milwaukee pierde 118:105, es decir, con una diferencia de 13 puntos. Apuesta perdida.

Apuestas al total

También hay que estar atento con las apuestas al total porque estas pueden ser para todo el partido o para el tiempo reglamentario, lo cual sería igual a la pérdida de la apuesta en caso de llegar al tiempo extra. Como hemos comentado más arriba, en la mayoría de los casos el total en baloncesto suele tener igualdad de probabilidades. Es decir, el “Total más de” y el “Total menos de” son prácticamente iguales.

Esto frecuentemente dificulta la elección, ya que, como hemos dicho, en cuanto al resultado, el baloncesto es un deporte mucho más impredecible que el fútbol o el hockey. Ante la apuesta al total en baloncesto, vale la pena analizar punto por punto toda la información disponible antes de tomar una decisión.

Adicionalmente, se puede apostar al total de un cuarto concreto o de la mitad del partido y también adivinar si éste será par o impar. Las casas de apuestas también ofrecen la posibilidad de apostar si habrá o no tiempo extra y si es un partido de playoffs, podemos apostar al número de encuentros necesarios para determinar un ganador. Tampoco hay que olvidar los totales individuales, los cuales también abundan.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de apostar en baloncesto?

  1. Estado de forma de los equipos: Se cree que en el baloncesto se dan menos bajas que en otros deportes, por eso hay que prestar especial atención al estado de forma de los equipos. Todo tiene importancia: la serie de victorias o derrotas, los resultados de los últimos 5-6 partidos, como juegan los equipos en casa y de visitante. En baloncesto el factor “terreno de juego” también es importante, ya que a pesar de la universalidad de las instalaciones y elementos de este deporte, cada ciudad tiene sus particularidades, las cuales mejor conocen los equipos que pasan más tiempo allí.
  2. Historia de enfrentamientos: El baloncesto es un deporte bastante táctico gracias al número ilimitado de cambios y el gran número de tiempos muerto. Saber cómo han jugado dos equipos entre ellos antes puede ser muy útil a la hora de analizar un futuro partido. 
  3. Alineación de los equipos: La gran regularidad y cantidad de partidos lleva inevitablemente a lesiones, incluso en jugadores líderes que marcan 40-50 puntos por partido.  Además, en baloncesto es muy importante la posición de base, el encargado de organizar el juego en ataque. La pérdida del base principal siempre deja huella.
  4. Motivación: Hay quién quiere subir en la tabla, algunos aspiran a mantenerse en su puesto, otros quieren ganar el último partido de la temporada o terminar con la serie de 14 últimas derrotas. También están los que no necesitan nada. Cada uno de estos factores influye en la motivación del equipo y esto hay que tenerlo en cuenta. 

Resumiendo, podemos decir que desde el punto de vista del apostador, el baloncesto es un deporte bastante variado, en el que las casas de apuestas ofrecen mucha diversidad. Solo tienes que llevar a cabo un buen análisis y elegir el evento adecuado.

Mejores casas de apuestas