¿Cómo apostar en fútbol?

Es difícil encontrar a alguien que no esté de acuerdo en que el fútbol es el deporte más popular del mundo. Al fútbol se juega en todos los continentes y es prácticamente imposible encontrar a alguien que no lo conozca. Para los amantes de las apuestas de fútbol, la gran fama de su deporte favorito representa muchas posibilidades. Precisamente para el fútbol las casas de apuestas ofrecen los tipos de apuestas más diversos, con infinitas variantes y eventos a los que apostar.

Además, en los coeficientes del fútbol, a menudo, se encuentran las comisiones más pequeñas y se pueden apostar muchas más sumas de dinero que en otros deportes. En este material os contamos todo lo que hay que saber para apostar a fútbol.

¿Qué tipos de apuestas de fútbol hay?

Las principales apuestas en fútbol son al resultado, hándicap, total y resultado exacto. Pero eso no es todo. Por ejemplo, para la final del campeonato de Europa de fútbol entre Inglaterra e Italia, las casas de apuestas ofrecieron más de 400 variantes de apuestas diferentes. 

Por resultado se entiende en qué situación termina el partido. Los resultados pueden ser únicos o de doble oportunidad. Si volvemos al partido del campeonato de Europa entre Inglaterra e Italia, los posibles resultados son los siguientes (aquí hablamos del tiempo reglamentario):

1 – victoria de Inglaterra;

Х – Empate;

2 – victoria de Italia;

1Х – victoria de Inglaterra o empate

2Х – victoria de Italia o empate

12 – victoria de Inglaterra o Italia

Hay que tener en cuenta que en las apuestas de doble oportunidad los coeficientes normalmente son muy bajos, especialmente si hablamos de la apuesta “12”. Por eso en la mayoría de los casos los apostadores prefieren las apuestas de oportunidad única. En cuanto a partidos eliminatorios, es decir, los que después del empate tienen la prórroga y, si hiciera falta, la serie de penaltis, aquí la apuesta para el ganador del partido completo también está disponible, pero ésta será más baja. Si para la victoria de Italia en la final en el tiempo reglamentario se ofrece un coeficiente de 3,01, para la victoria italiana del partido entero (prórroga y penaltis, si los hubiera, incluidos) el coeficiente ofrecido es 2,01.

Por hándicap se entiende la posibilidad de averiguar la posible diferencia de goles en un partido, o más concretamente, intentar adivinar con qué ventaja o desventaja terminará el partido. El hándicap puede ser positivo o negativo. En el primer caso, para ganar es imprescindible que nuestro equipo no pierda por más goles que la cantidad de hándicap elegido. En el segundo caso, que la diferencia de goles por la que gane nuestro equipo sea más grande que el hándicap al que apostamos. 

Por ejemplo: En la liga inglesa se enfrentan Manchester City y Fulham. El coeficiente a la victoria del City es demasiado pequeño, por eso el aficionado se fija en las apuestas con hándicap. Finalmente elige la apuesta “City Hándicap (-2,5)”. Esto significa que el club de Manchester debe ganar a su contrincante con una diferencia mayor que 2,5, es decir, tres o más goles. El partido termina con la victoria del City 4:0. Apuesta ganada. 

Por ejemplo: Vamos a ver la situación contraria. El apostador está seguro de que en el segundo encuentro de la temporada, el Fulham, a pesar de su nivel, va a oponer resistencia ante el City y perderá pero no con una diferencia mayor de dos goles. Por eso elige la apuesta “Fulham Hándicap (+1,5)”. Ante tal apuesta, el equipo no puede quedar detrás de su rival con una diferencia mayor que la indicada en el hándicap. Eso significa que al Fulham le valdría con la victoria, el empate o una derrota con diferencia de un gol. Sin embargo, el Fulham pierde esta vez 1:3. La diferencia son dos goles y dos es mayor que 1,5. Apuesta perdida.

El total es el número de goles que se anotarán en el partido. En el fútbol normalmente se muestra un total de 1,5 y 2,5, y el apostador debe adivinar si se meterán más o menos goles de los que indica el total. En las apuestas de las ligas también es normal que figuren cifras más altas como 3,5, 4,5, y a veces hasta 5,5. Por ejemplo, la apuesta “Total más de 3,5” para cualquier partido en el que se anoten como mínimo cuatro goles, será ganadora. Menos de eso será igual a la pérdida de la apuesta.

Los totales 1,5, 2,5, etc. implican sólo dos variantes posibles: o se gana la apuesta o se pierde. Pero además de estos, existen totales exactos: 1, 2, 3. En la apuesta “Total más de 3”, cualquier resultado con 4 o más goles (5:0; 3:2) será válido para ganarla, pero si se meten menos de 3 (0:2) la perderemos. Si se meten exactamente tres goles (3:0; 2:1), entonces se devuelve el dinero.

Existen totales tanto de partido como individuales. En el primer caso se hace referencia a la cantidad de goles que se meterán en el partido, y en el segundo caso, a los goles de un equipo concreto.

En las apuestas al resultado exacto del partido, cómo es de suponer, debemos acertar el resultado exacto del marcador al final del partido. Adivinar el resultado exacto suele ser bastante difícil, pero los coeficientes para este tipo de apuesta son bastante atractivos.

Además de las variantes comentadas anteriormente, en el fútbol hay un montón de eventos diferentes a los que apostar: cuándo o quién marcará el primer o el último gol, si ocurrirá o no un evento determinado (expulsión, penalti, tarjeta roja, un equipo concreto marcará o recibirá un gol, etc.), etc. Hay un gran número de variantes, y todo depende únicamente del tiempo que estés dispuesto a dedicarle al análisis.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de apostar a fútbol?

1) Los resultados anteriores de ambos equipos. El estado de los equipos tiene mucho peso: unos empiezan con dificultad la nueva temporada, otros a mitad de temporada se estancan y algunos juegan sus mejores partidos al final de la temporada. Es imprescindible ver cómo jugaron los equipos los últimos partidos e intentar como sea obtener información sobre la situación actual de cada uno de ellos.

2) Los resultados de los encuentros previos entre estos equipos. Es sorprendente pero incluso en las ligas de fútbol de élite existe el concepto de contrincante duro de pelar. Para algunos equipos de mitad o final de tabla es una cuestión de principios ganar a un equipo determinado, con el que no tiene muy buena relación.

3) Alineación/Entrenadores. Un elemento importante del análisis es la alineación del equipo: ¿están todos sanos?, ¿pueden jugar?. ¿Qué situación hay en el equipo? Quizás hace poco se haya unido un nuevo jugador, que pueda ser decisivo en el resultado del próximo partido. También son importantes los entrenadores. A lo mejor hace poco echaron al entrenador de uno de los clubes. Esto también influye.

4) Dónde y en qué condiciones se desarrollará el partido. Hay equipos que juegan mejor en casa con el apoyo de sus aficionados. A otros les gusta más jugar fuera y pillar a los locales en el contraataque. La estadística local/visitante es pública y es algo a tener en cuenta.

5) Motivación. Está claro que en los partidos profesionales no deberíamos usar la palabra motivación, pero existen situaciones de todo tipo. Por ejemplo, si en la vuelta de la Premier juegan el Liverpool, el cual intenta hacerse un puesto en la Liga de Campeones, y el Sheffield, que ya se ha quedado fuera de la Premier, entonces el primero contará con mucha más motivación, pues jugar en la Liga de Campeones no es sólo prestigio, sino decenas y a veces centenas de millones de euros por participar en ella.

Resumiendo, podemos decir que las posibilidades de apostar a fútbol prácticamente son ilimitadas. Sólo queda analizar toda la información disponible y elegir la apuesta más probable.

Mejores casas de apuestas
1.
Reseña de Parimatch Panamá